Fiestas y Tradiciones

 

La inquietud popular recupera y mantiene el folklore y recrea tradiciones, fiestas patronales y romerías. No falta el deporte rural y autóctono, herencia y fruto de una forma de vida ancestral.

Carnavales de Mundaka
"Aratusteak"

Son unos carnavales únicos y singulares, también denominados Aratuste. Hombres y mujeres toman las calles. Ellos, los Atorrak, por la mañana y vestidos con falda, blusón y pantalones blancos, y una funda a modo de capucha y pañuelo de colores; y ellas, las lamiak, por la tarde, vestidas de negro y con el rostro maquillado de blanco. La música es otra de las grandes protagonistas, porque tanto los atorrak como las lamiak animan el ambiente con alegres melodías.

Una tradición ancestral, en la que es obligatorio divertirse, y que en Mundaka se vive con devoción.

Danzas Vascas

El País Vasco es un pueblo de gran personalidad, con costumbres y tradiciones fuertemente arraigadas y una cultura con diferentes manifestaciones, una de ellas, las danzas vascas. Son la esencia de nuestro folclore y están presentes en todas las fiestas y eventos importantes de nuestros pueblos. Algunos bailes son saludos y reverencias, otros son propios de un ambiente festivo y de romería.

Las referencias más antiguas las encontramos en el S. XVIII, pero con el tiempo muchos bailes se han ido actualizando, y también algunos han desaparecido. Pero la tradición se mantiene fuerte por el apego de los vascos a su cultura, con un rico y vistoso repertorio tradicional: el aurresku, ezpata dantzak, arku dantza, zinta dantza, el baile de la era, carnaval de lantz, fandango, arin-arin, la jota…

Madalenas

Se celebra el 22 de julio, y es una cita que todos los vecinos y vecinas de Urdaibai apuntan en su agenda. Una festividad de tradición marinera que celebran conjuntamente los municipios de Bermeo, Elantxobe y Mundaka y que tiene como origen una curiosa historia.

En un ambiente festivo y de hermanamiento entre las localidades de Bermeo, Mundaka y Elantxobe, el pueblo de Bermeo confirma la titularidad sobre la isla en una tradicional procesión marinera , en la que el alcalde/sa de Bermeo lanza una teja al mar mientras, en una reafirmación de la posesión de la isla, proclama: “hasta aquí llegan las goteras de Bermeo” (“honaino heltzen dira Bermeoko itxuginak“, en euskera).

Una fiesta que comienza desde muy tempano, donde reina el buen ambiente, la música y el buen humor. Unos deciden celebrarlo en Bermeo, otros en Elantxobe, y quienes tienen embarcación, tienen la suerte de unirse al cortejo oficial y disfrutar de una animada travesía. Es característico también vestir de azul, con prendas de mahon, vestimenta típica de nuestros arrantzales.

Marijesiak

Antigua tradición que aún se mantiene en varios municipios de Urdaibai y que está unida a la Navidad: consiste en salir a cantar por las calles, de madrugada, durante los nueve días previos al 25 de diciembre. Son coplas en euskera sobre el misterio de la navidad y el nacimiento de Jesús. Gautegiz Arteaga, Ea, Ibarrangelu, Muxika o Gernika son los pueblos que conservan esta tradición. En muchas ocasiones son los niños quienes la mantienen, a cambio de una “limosna” el último día de ronda.

En Gernika-Lumo los marijeses gozan de una gran tradición y expectación. Salen a cantar a las 4 de la madrugada, voces adultas que endulzan el sueño de quienes descansan en sus hogares. Lo recaudado el último día es siempre para la Residencia de ancianos.

Se cree que el origen está en una pieza teatral, que con el tiempo se convirtió en una ronda callejera.

Noche de
San Juan

Siente el hechico de Urdaibai en esta noche especial, diferente y mágica, en la que el fuego tiene un importante protagonismo, purgar todos nuestros pecados. Si a todo ello le sumamos un entorno idílico y místico, la noche de San Juan alcanza niveles supraterrenales. Muchos municipios de Urdaibai cumplen con los rituales propios de la noche de San Juan para dar la bienvenida al verano. En Mundaka, al anochecer, una kalejira y la “sorgin dantza” son  preludio del inevitable final de la bruja, su quema en la atalaya, en una gran fogata. Una noche en la que el fuego, el mar y la bella Mundaka se funden para crear una atmósfera de espiritualidad. También en Bermeo se vive con devoción esta noche de San Juan. El ambiente comienza a caldearse desde la tarde, con una kalejira por las principales calles, hasta llegar a Goiko plaza, donde sonarán los compases de los bailes y cánticos previos al encendido. Al día siguiente, la festividad del santo se traslada a San Juan de Gaztelugatxe, con el peregrinaje hasta la singular ermita, donde se celebran varias misas desde primera hora y a donde muchos acuden en cumplimiento de promesas realizadas o para dar las gracias al santo.